domingo, 30 de enero de 2011

martes, 8 de junio de 2010

Yvonne’s Temple

I’ve met this awesome, gorgeous, young woman when I was a Latin-American intern at Freedom House, the place where she had been employed over the past year and a half.
Yvonne was working for the Middle East and North Africa team, and I was so curious about women in Muslim cultures, she spoke in Spanish, she was kind, and she was the first to lend me a great report from the organization on women’s human rights issues, so very quickly I found we had passions in common such as our desire to promote women’s rights advocacy in countries that repress rights such as the freedom of assembly, freedom of association, and even the freedom of speech.
I remember one day we had lunch together, during lunch time at work, and it is not very frequent that interns have company for lunch, but we agreed to take our lunch boxes to the nearest park and talk. Dupont circle was pretty hot, it was the middle of 2009 summer, and one of the first things that I found very interesting from her was the fact that she has visited many countries.

(Yvonne) Well, I think about 15. I have visited Mexico, Spain, France, England, Italy, Germany, Greece, Nigeria, Kenya, Ethiopia, South Africa, Egypt, Jordan, Syria and Israel. I began traveling abroad from a very early age because my father is Nigerian, so my family would go to Nigeria to visit family. I first traveled alone abroad in the 11th grade in high school with a summer Spanish learning trip to Spain for a month. That trip alone to Spain, forever infused me with international travel passion. I then took a family vacation tour of Europe. I then studied abroad during my junior year in college in France and Egypt for 6 months in each location, and while in both places, I took mini trips to England, Greece, Kenya and Ethiopia. Finally, after graduation from college, I studied for two months in Jordan, and took mini-trips during that time to Germany, Syria, and Israel.

When I heard about her trip to Mexico I was curious, because one of my intern duties had been researching on Ciudad Juárez and the murders of thousands of women. Yvonne told me she liked the experience visiting some maquilas in the border and how they advocated regarding women rights and work conditions, but she was more concerned regarding her experience in Egypt and how it helped to see things in a different way.
The most difficult trip was by far the trip to Egypt. This was my first true experience of "culture shock." It was very difficult for me for a number of reasons.
I would say that the trip to Egypt (and hence the mini-trips to Kenya, Ethiopia, Israel, and Syria) was where I learned the most. But that is merely because I was in Egypt longer than most of the other places (6 months), and was thus exposed to a lot more. Plus the mini-trips were incredibly insightful and eye-opening into the world as well. However the other trips to France, Spain, South Africa, and Nigeria were informative in different ways. So it's hard to compare- it's almost like comparing apples and oranges.

How did your parents take your trips?
After my first trips at a young age, neither of my parents had a problem with my traveling, as long as they knew I knew what I was doing, where I was going and that I was well taken care of.

I am curious, you’ve mentioned something very peculiar, “to know what you are doing” and where you were going, for example, where you always sure about your career?
(Yvonne) I did not really have a choice. My mom, all throughout my childhood, had already decided that we were going to college. She talked to us as if we were and she taught us in a way that would make our college experience easier (for instance she'd say we should not spend all our money at a particular moment, but rather save it for college). So we did not really picture life without college. It was an automatic assumption that we were going.
This blog somehow is also a spot to talk about relationships with mothers, you’ve already mentioned yours; so, tell us more about her and the impact she’s represented in your life.
The woman who has impacted me the most would have to be my mother. She has been an inspiration to be from her own life, she has pushed me to be the best and do the best that I can. The struggles that she has overcome have given me the confidence to overcome my own struggles. She is steadfast in her commitments and I think she passed that on to me. And she is very involved in politics and what's going on in the world, and that I think was passed on to me as well.

What are your plans now, where are you heading to now?
I have a number of passions, and thus career paths that I plan on pursuing at some point in my life. They are African Development, Primary and Secondary domestic education, and civil rights/social justice. I came upon the knowledge of these passions at different points in life, most after significant events that greatly impacted me. The one that I am pursuing now, African development, was definitely a more gradual decision-realization. I think it developed when I visited my father's home country of Nigeria and saw how underdeveloped it was, despite all of the money from oil revenues we as a country had. Another thing was to witness how corruption, in my opinion, infiltrated society at every level. For instance, police stopped us at every turn to bribe money out of us, even for just driving down the street. I later came to realize that the only reason they continually demand money from people is because the government does not pay them neither a sufficient salary, nor what they are due. Thus they have to corruptly force uninvolved people to give them money just to provide for their families. Finally, the way in which Africa is spoken of in the west, particularly America, as if a barbaric and backwards place, inspired me to prove them wrong. However wrongly and insecurely founded the reason, it certainly pushed me to really study, learn more about, and disprove the unfounded and condescending perspective of the west on my African brothers and sisters. It was experiences like this that made me want to help develop my country of Nigeria.

At your age you have accomplished somehow one of your dreams…you’ve just come from South Africa, where the world have now eyes on for the soccer championship and it’ll be the perfect spot to appreciate diversity and sport values such as team work and giving the best one have to bring glory to their nations. Why did you go to South Africa?
I was there from February 26 to March 14, 2010. I went with my church on a mission trip to serve in an orphanage called Baby Haven. I was able to go because I raised money through a number of fundraising activities to pay for my expenses, and basically I went because it was an opportunity to pursue my dreams. I'm passionate about African development, but I'm also very passionate about people's spiritual lives and their long-term well-being. So this was an opportunity for me to see it in action- a Christian organization who understands the importance of making sure one is spiritually set while at the same time providing for people's practical needs.

What is Baby Haven exactly and what were your duties there, what was the experience like?
Well, Baby Haven is an orphanage in Johannesburg, South Africa that cares for the needs of abandoned and orphaned infants by providing a home, a loving environment, and the material and emotional needs of those it serves. The only thing that I could expect to happen was that my emotions would be all over the place. I was ready to go from very happy to sad to frustrated to insulted to...everything, simply because of the historical legacy of the country. The similarities (though very different) between the black South Africans and African Americans give us a common point from which we can relate to each other. However, beyond that, I didn't really have expectations; I was excited to be open to experience whatever Baby Haven staff had planned for us. I didn't expect to be able to give anything to the kids of any real substance except for love and attention, and my ears for listening. I really expected to learn more from the kids and staff than them learn from me.

After your experience in Baby Haven, do you dream about becoming a mom?
Well, I am not currently in love. I would love to be a mother, though I have to be married first. Three important things before motherhood are, first you must have a husband, second, you must be ready to give all of yourself to your child, and third, you and your husband have to be on the same page as to how you are going to raise the child and the roles that each will take in the child's life.

Along with all your passions, dreams, work and activities, you are also a Model, but also a woman of faith, so can you combine both, your beliefs and modeling!
Well, my body is first and foremost a temple. That is a Christian expression that means that my body does not belong to me. I believe that Jesus Christ loves me so much and I am so grateful for that that I want to do everything in my power to honor him. Well, he has said in the Bible that one way that I can honor him and obey him is to treat my body in a pure way, to take care of my body, and to view it as a temple. I believe God is literally living inside of me, my body, and that's why it's a temple. I also view my body as an artistic expression. My body in photographs, combined with the wardrobe, setting, and the focus of the photo, can be warped and shaped into very beautiful works of art. However, I require that the photos be sophisticated and somewhat conservative, because, again, my body is a temple and I will treat it as such.

This is very interesting to hear, and let me ask you, why do you think is the most important difference in regards to the Christian conception of body to women and the way many other women from Muslim Traditions in Middle East Countries and some Africans countries have in regards to conceal beauty and that any exposure is a sin and may be punished for that?

(Yvonne)I can't really speak on African religions because I'm not very familiar with their conception of the woman's body and how it's presented to the public. But I think I can speak on Islam, mainly Middle Eastern Islam. I guess the biggest difference between the Christian conception of the body and the Muslim conception is that in Christianity, God in the form of the Holy Spirit actually inhabits the body, whereas Muslims do not believe that God can inhabit a body. There is freedom in Christianity in that there are no hard and fast rules that, if broken, cause one to be punished by God. God is not primarily concerned with what you do with your physical body, your actions, etc. He is more concerned with what is going on in your heart. The same goes for how one treats one's body and concealing beauty. God does not punish us for our physical actions while on this earth.
So when God wants me to dress honorable and treat my body like a temple, I do it not as a rule that is forced down my throat. Muslims who are punished for not dressing modestly have a totally different conception of who God is. They probably view God as the strict, scary, harsh and disciplinarian who is sitting in heaven glaring down at us humans ready to do away with anyone who does not live up to his standard. The ultimate motive for them is fear- for me it’s love.

domingo, 27 de diciembre de 2009


La llevo a conversar y comer un postre con café - su pasatiempo favorito - y la música de fondo en el 4D de Salaverry es “I will survive” de Donna Summer.

Si tuviera que describirla, utilizaría connotaciones como, pie de manzana con una bola de helado de vainilla, café americano recién pasado y música. Ah, y una más, claro, zapatos taco número nueve aguja.

Eugenita, como la llamamos mi hermano Antonio y yo, es mi madre, y bueno, cuál sería la razón para entrevistarla, o más bien, quizás la pregunta sea ¿quién entrevista a su madre?, a no ser que ésta sea Madonna o Benazir Butto. Pero la razón es que soy una curiosa y admiradora de las relaciones madre-hija. De alguna manera me gusta creer que definen parte de quiénes somos, y de lo que llegamos a ser. Y además, la idea de este blog es conversar con mujeres que yo admiro y que me agradan, y mi madre, es la mujer que más admiro y que más me agrada.
Lo primero que le pregunto es que cómo sobrevivió a su madre, y me dice que rezando mucho.

- Pucha Euge, me olvidé de encender la grabadora y se han perdido esas primeras confesiones que me hiciste – y me sale con que:

- ¡Ay hijita, no me hagas repetir lo que ya te dije ah, porque ya no me acuerdo!

Así es Eugenita, de corta memoria para los eventos inmediatos, y también para los eventos pasados, sobre todo los desafortunados, de los que sólo rescata lo que aprendió de ellos y que no volverán más. Otras veces dice una cosa por otra, como la Chimotrufia, solo que en una versión super sexy, pero lo dice con tanta convicción que es imposible no estallar en ataques de risa y ternura, claro, con alguito de desesperación también porque “¡Ay mami por favor! ¡No te pases!, ¡concéntrate!, piensa bien lo que vas a decir, ¡coordina!”.
- ¿En qué crees que te pareces a tu mamá? - le pregunto.

- Bueno, no. Es que tú tendrías que decirme a mí, si me parezco a mi mamá o no, porque yo no sé si me parezco a mi madre o no.

- ¡Uy! – pienso yo, te voy a generar sentimientos encontrados..Pero igual le digo:

- Bueno Euge, por ejemplo ahora que no vivimos juntas y me escribes tus correos electrónicos mandándome mensajes bíblicos o me hablas de dios, la verdad, ¡me asustas tía!, me has sacado un tufillo a fanatismo religioso de la abuela que me pone la piel de gallina.

Se ataca de la risa y me dice:

- Pero no, no, no. O sea, sí, me gusta ir a la Iglesia, y bueno, de repente será como que ella me ha inculcado el miedo a dios o al diablo, eso me ha traumado...

- O sea, vas a la Iglesia por miedo.

- No, no. Nunca voy por repente en el fondo sí, bueno, es algo que yo también necesito. Y bueno, siempre hablo y converso, "diosito si quieres que esto me pase, que me suceda, que sea tu voluntad y no la mía", y cuando las cosas no salen como yo quiero, bueno me frustro, pero luego pienso, "bueno diosito será porque no quieres ¿no?". Pero tampoco soy cucufata. No voy a celebrar el día de la virgen de no se cuántos...pero yo nomás voy los domingos a mi misa por que me gusta.

- Ah si tu pregunta, ya, ¿en qué me parezco a mi madre? En que soy muy ordenada de repente...pero no sé en qué cosa me parezco a mi madre...a ver tú dime, ¿en qué me parezco?

- O.k, una más...Bueno, cuando nos repites las cosas ochenta veces por ejemplo...

- Bueno, eso ya por la edad, jajaja.

- O cuando nos pones notitas en el refrigerador con lapicero rojo y en mayúsculas, o al costado de algo que dejamos desordenado o sin lavar, igualito que la abuela hacía contigo y las tías.

- Bueno, eso es porque de repente ustedes no han estado en ese momento y para no olvidarme lo que les quería decir lo dejo pegado con postits o con papeles en el refrigerador. Pero bueno, esa es una manera de comunicación ¿no?, porque de repente yo me olvido y se me pasa, y prefiero entonces ponerlo, para que de acá a cinco horas cuando tengas que leer ese mensaje con letras grandes sepas que hace 5 horas no te vi, pero eso es lo que yo pensaba...

- O lo que querías gritarnos, jajajaja, porque escribes en minúsculas y también en mayúsculas y con plumón rojo y aprendimos que eso marcaba la pauta para adivinar tu estado de ánimo.

- María Eugenia, le digo. No has venido de visita precisamente. Has venido a visitar a tus padres por un par de semanas. Tu padre está llevando un tratamiento de quimioterapia. Háblame de tu padre.

- Uy, mi papi siempre fue un ogro.

- ¿Y qué sentimientos tienes hoy, frente a ese recuerdo de ogro vs. su fragilidad actual?

- Bueno siento pena de verlo frágil, de lo otro, no me acuerdo, es como que yo tengo un bloqueo.

- ¿Qué recuerdas de tu vida familiar?

- Mmm...mi papi paraba viajando en realidad, mis padres no eran amigos...eran roles, padre, madre, hijos, comida...cuando mi padre estaba de viaje, mi mami se ponía melancólica y ponía sus discos de boleros y tangos, y a veces lloraba, y bueno, yo le preguntaba, la escuchaba y la acompañaba.

En mi familia siempre bromeamos cuando mis tías y yo queremos molestar a mis abuelos sobre su favoritismo por alguna de sus hijas, siempre con humor negro decimos “Tu hijita Eugenita pues”, “Tu primo-Eugénita”. Dudo mucho que mis abuelos tengan una hija predilecta, pero más bien mi madre fue la hija que nunca contradijo a sus padres, sobre todo a su madre, siempre obedeció, soportó el acecho de mi abuela, quien en aras de proteger a sus hijas y librarlas de “todo mal”, las seguía, las perseguía, leía sus diarios, las interrogaba, botaba a las amistades que le parecían “peligrosas”, etc., hasta el momento en que Eugenita conoció a un joven de muy mala reputación y totalmente ateo, se embarazó feliz, pero “sin darse cuenta”, como lo hacen las vírgenes de la historia, y se casó con la ilusión de una diva, creyendo conquistar su libertad, con el paquete plus de un hogar fundado por ella.

- Y entonces Eugenita, ¿cuál era tu sueño, qué diferencia querías realizar cuando tú formases tu propia familia? ¿Porque tú querías formar una familia no es así?

- Que mi esposo fuese mi amigo, compartir, ser así como mi mamá pues, es decir que los dos trabajásemos, o yo estar en la casa, ver por los chicos, en fin. Pero también eso de esperar que los hombres hagan las cosas que les correspondía...pero nunca las hicieron, y entonces yo siempre esperaba...porque si yo hacia todo, no pues. Entonces yo pensaba, ¡qué tal raza!, yo siempre voy a hacer todo y él lo va a tener todo fácil.

Recuerdo que el año pasado, cuando la visité en Washington, ella, mi hermano Antonio y yo, hicimos una memorable visita a una cercana amiga peruana y terminamos acabándonos un licor guatemalteco, celebrando mucho y divirtiéndonos mucho...esa misma noche, medio en broma, medio en serio, le pregunté que qué le había visto a mi padre, y sin dejarla responder, le dije que lo que le había visto era el camaro rojo y que no había más para verle. Ella no lo negó, y se mató de la risa. Luego Antonio le preguntó lo mismo, pero respecto a su padre. Y nuevamente, yo misma me adelanté a decir que con el divorcio de mi padre estaba ya tan des-autoestimada que se enamoró de las todo lo que quería escuchar, y que en años nadie le había dicho.

- Volviendo al modelo familiar, desde tus vivencias de hogar, ¿qué cosas te dijiste a ti misma que no llevarías a tus matrimonio, que de ninguna manera repetirías?

- Ah, por ejemplo la agresividad de mi padre, o sea que cuando se enfurecía se ponía como un ogro.

Lo primero que pienso dentro mío es en la representación que siempre tuve de mi propio padre, quien para mí, era el mismísimo cuco.

- También el hecho que mi madre siempre nos acusaba con él, y nos hacia perder la confianza en ella...y yo me decía que yo no iba a ser así, que yo iba a ser amiga de mis hijos – continúa Eugenita.

- La mayoría de tus amigas se casaron, tuvieron hijos y se dedicaron a su hogar. Era ese tu sueño también Euge, ¿ser como Susanita, con casita, hijitos, esposo?

- Sí, desde el colegio nos formaban para eso, para formar hogares, y en un principio, los primeros años, fui muy feliz. A mis 20’s ya estaba casada y era una mamá total, con dos hijos. Asumí ser mamá, tener la responsabilidad, de engreír, de cambiar, de alimentar, de jugar, esa era mi preocupación. Sacarlos a pasear, entretenerlos, contratar una empleada para que me ayude y yo pueda seguir trabajando...para mi un niño siempre tenia que tener actividades, bueno, supongo que como mi mami siempre nos matriculó en otras actividades cuando estábamos de vacaciones o fuera del colegio, eso me pareció bueno a mí también.

Ha habido dos oportunidades en las que le hice la misma pregunta, y su respuesta las dos veces, fue la misma: Si tuvieras la oportunidad de volver a vivir tu vida, que cosas no repetirías o borrarías, y que conservarías?

- Sí, habrían varias cosas que no volvería a hacer, pero siempre escogería tenerlos de nuevo a cada uno de ustedes tres.

- ¿Y de tus matrimonios?

- Yo no me fijo en lo que haya dejado atrás. Pero bueno, me estás preguntando también por mis divorcios, y bueno, me fue más difícil dejar atrás mi segundo separación me trajo por lo menos un año de cuestionarme, si había hecho mal o bien. Fue difícil llegar al momento en que te piden explicaciones. Cuando me piden explicaciones me pongo bruta, me bloqueo, no quiero explicar más, me quedo muda...quizás por miedo y por no herir sentimientos. Y bueno, quizás porque ya en otras oportunidades les había dicho lo que yo consideraba que no marchaba...y como sabía que luego de tanto tiempo, no iban a cambiar...ya para que dar más explicaciones, entonces pierdo mi tiempo, mejor ya no digo nada.

- ¿Qué opinas de la idea de que por el bien y la estabilidad emocional de los hijos, por su futuro, es mejor no divorciarse?
- Ah no mamita no, porque yo iba a terminar frustrada, no yo ya no estaba para eso, yo no creo en eso.

- Pero, ¿no tuviste dudas al criar a tus hijos “on your own”?

- No me ha dado miedo ah. No me ha dado miedo porque yo he hecho, yo asumí el doble papel, de mamá-papá...

- Ya pero tuviste dos hijos hombres, como manejaste el tema de la sexualidad por ejemplo?

- Bueno, para eso también estaba el colegio ¿no? Yo me compré un libro de sexualidad básico. En ese aspecto nunca he tenido problemas. Si me preguntaban, trataba de responder en base a ello, y bueno, menos mal no me preguntaban mucho tampoco. Y bueno con Antonio de repente he conversado más, o le he dicho cosas como advirtiéndole, cuando lo veía que andaba ilusionadito con alguien, le advertía.

Mi abuelito no ha sanado del todo, le faltan varias sesiones de quimio aún, pero las dos semanas en las que luego de muuuuchos años, mi madre volvió a vivir con sus padres, y ser “hija” nuevamente, mi abuelito comió de todo, engordó y disfrutó feliz de tortitas, tallarines verdes, cremitas de zapallo y zanahoria, almendras con pasitas, mazamorritas, y sobre todo de conversación tras conversación y ante mis ojos, mis abuelos dejaron de ser los padres de mi madre, para convertirse voluntariamente en los hijos de mi madre, una madre paciente, que pocas veces se enoja, respeta las excentricidades de cada quien, comprende y engríe. Una madre que siempre se encarga de que vivamos en un lugar bonito, limpio ordenadísimo, con plantitas, con aromaterapia y música, y con postres que siempre preparaba, como si cualquier pena o carencia pudiese ser confortada o combatida con algo rico, o con calor de hogar, o con la belleza de su sonrisa. Si fuese rubia, bien podría ser una variación del ícono Betty Crocker, pero eso sí, nunca una desperate housewife, quizás claro porque hoy no tiene marido que la ponga desperate, pero sobre todo porque nunca la vi desperate, excepto cuando alguno de sus hijos les salía sangre de algún lado por alguna travesura. La he visto cruzar corriendo la cancha del estadio de San Isidro para sacar en una carretilla de jardinero, por no esperar más al ambulancia, a mi hermano Antonio y llevarlo a la clínica cuando se rompió el fémur. La he visto llorar cuando amigas muy queridas han pasado por la terrible pérdida o accidente de un hijo, quizás porque ella podía sentirlo en sus propia carne, y también he visto el horror en su mirada la única vez que por una noche de juerga, no regresé hasta el día siguiente...pensé que me iba a matar, pero me abrazó y rompió en llanto.

Hablemos ahora del presente Eugenita.

- ¿Cuál fue tu principal motivación para hacerte una nueva vida en Washington?

- Tomar una nueva aventura, para cambiar de ambiente, de todo.

- Bueno, y tú eres consciente que muchas de tus amigas te admiran por eso, como si tú fueses una especie de proyección de los sueños que no se atreven a realizar.

- No lo sé, pero yo pensé, ¿qué puedo perder? De tantas me he levantado, ahora empezar, aprender, qué pierdes, las cosas son diferentes sí, pero...De hecho, no es lo mismo buscar un trabajo en tu ciudad, tú país, que en otro. Las dudas como si te tomarán, o no te tomarán, te desenvolverás igual en otro idioma, en fin.

- ¿Qué es lo que más valoras mas de ese cambio?

- Tranquilidad. Bueno ahora que he venido de visita a Lima, de nuevo me estoy acostumbrando al caos, al tráfico de locos, a que te digan que puedes recoger algo en tal fecha y cuando vas, sin problema alguno te dicen que no está listo aún, a pesar que te habían dado su palabra.

- Ya pero de tu vida en particular, ¿qué es lo que más valoras ahora?

- Ah...bueno, el no tener a un hombre al lado, a esa tranquilidad, que no me llamen, que no insistan.

- Te refieres a tu libertad total, a tu independencia y autonomía...Pero y ¿quién te cambia los focos? ¿Eso no es acaso una desventaja también?
- Ja, ja, ja...Bueno, si, porque tu hermano Antonio tampoco sabe cambiar focos.

- ¿Te has sentido sola?

- No, nunca. Ahora, el hecho de estar en un país distinto, hace que sea consciente de que soy yo la que aprende por mis propias experiencias e intuiciones. Aunque bueno, nunca estás sola-sola. Ya ha habido personas, amigas que llegaron antes que yo. Como son tus amigas, te orientan, te ayudan, y bueno, luego llegó tu hermano Antonio. Yo no me siento sola. Nunca estás sola, ahora, ya no existen los temores ni las inseguridades de antes. Mi vida ahora es tranquila. Tengo amigas divorciadas, o solteras mayores o hasta mucho menores que yo, felices y satisfechas, así como casadas totalmente autónomas e independientes.

Eso es cierto. La casa de mi madre pocas veces esta vacía, siempre rodeada de amigas, o esperando que alguien llegue de visita, o ella llena de actividades, entre las propias de su trabajo, y las de su voluntariado para enseñar inglés a familias migrantes y organizar celebraciones por días festivos, o yendo a visitar a alguna amiga cercana, o siplemente quedándose en casa, siempre con su litro de helado, o de frutas o chocolatoso, en invierno o en verano y viendo una buena película o limpiando ochenta veces su casa para dejarla reluciente.

- Hablemos ahora de ti, de tu esencia femenina o de tu feminidad.

- Uy mi reina, ¿yo femenina? Ya...

- Pero bueno Euge, no te me vengas a hacer que no eres femenina ni coqueta...¿quieres saber como te veía yo? Un par de veces, luego de mirarme al espejo llegué a pensar que era adoptada. Era difícil entender por qué michi no me podía parecer a ti, yo no me sé maquillar, no sé caminar en taco aguja, no uso vestidos, ni faldas, ni carteras, ni ropa sexy, encima no sé bailar, jajaja.

- Pero si todos ven que tú eres igualita a mi.


- Bueno, mi mamá jamás me iba a dejar que me maquille...pero cuando yo comencé a trabajar, habían chicas mayores, que yo veía regias, así que conforme cobraba mi sueldo, empezaba a comprarme maquillaje, ropa, tacos, carteras. Es algo que te nace...a mi nadie me enseñó a vestirme o maquillarme. Siempre me han gustado los perfumes, las yo tuviera mas dinero me daría el lujo de comprarme pura crema Lancome o Estée Lauder e irme a la peluquería frecuentemente y que me masajeen diariamente.

- ¿Qué anhelas ahora Eugenita?

- Tener más plata mi amor, tener mas plata. Viajar más. Dejar de tener que trabajar para pagar casa y comida.

- Y ¿qué hay de una nueva pareja, un verdadero amor?

- Ay no mamita, no tengo ganas todavía de estarme poniendo, no, no.

- ¿No te he gustado nadie en tanto tiempo?

- No, no. No me atrae nadie. ¿Por qué todos siempre me preguntan eso nomás? Creo que el corazón está muerto, no me hace puckyti - puckyti.

- Jajajaja. Me rió Euge, por la ironía de que ahora trabajes en una institución donde el 90% son hombres y no te haya gustado ni uno al menos. En realidad, lo que yo creo es que aún no ha aparecido la persona adecuada...

- Puede ser, pero por el momento no la busco tampoco.

- Y si tuvieses que escribirle una carta a tus hijos, ¿Qué les dirías?

- Que los amo mucho. Bueno, que me da pena no poder estar todos juntos, pero cada uno tiene también su vida. Todos tenemos que seguir nuestro camino. Mis padres nunca me explicaron como eran las relaciones de pareja. Yo he ido a ciegas. Siempre hice lo que mi pareja me enseñó, hasta que aprendí a hacer las cosas que yo deseaba hacer.

lunes, 19 de octubre de 2009

Pretty Woman

A los 15 años, cuando regresaba del colegio en su natal Chile, Andrea Racchi fue descubierta por un agente de modelos. Cumplía con todos los requisitos para ser una Top Model: altura, elegancia, cuerpo delgado, piernas largas y un bello rostro. Desde entonces, andar por pasarelas, viajar a muchísimos países, realizar interminables sesiones de fotos y hacer comerciales para marcas importantes como Falabella, Ripley, Triumph, Versace, Armani, Guess, Tommy Hilfigher, Ona Saez, se hizo cotidiano. Sin embargo, al cumplir los 17, con mucha pena, tuvo que dejar el ballet. Había ingresado a la Academia de Ballet Clásico desde los tres, pero para los 17, sus piernas eran demasiado largas, lo que le impediría ser una bailarina modelo. El modelaje ingresó a su vida como una posibilidad de ganar dinero desde muy chica, pero Andrea quería estudiar. Estudió y se tituló de Farmacóloga Clínica. De impartirse dicha carrera en el Perú, Andrea hoy podría estar en un laboratorio evaluando las acciones, propiedades, eficacia y la seguridad que las sustancias químicas y fármacos ejercen sobre los organismos vivos y sería una Farmacóloga modelo. Pero, a los 24 años se le presentó la oportunidad de venir al Perú para hacer la campaña de una marca de cerveza que incluía una serie de presentaciones. Desde entonces, ha modelado ropa de diseñadores importantes como Sitka Semsh, Ani Alvarez Calderon, Jack Abugatas, Rosario de Armenteras, y sido modelo de marcas de alimentos y varios productos de belleza. Tuvo también algunas incursiones en la actuación participando en cortos y en la película Mañana te cuento 1. En tele, produjo y dirigió su propio programa de moda, Tendencias, que se transmitió por señal de cable. Ser modelo, o de alguna manera “conocida” o reconocida por la gente en la calle, era algo con lo que soñó desde chica. Quizás porque Andrea, en realidad, era muy tímida. Entonces, ¿cómo una mujer que es tímida, además de absolutamente hermosa, se sube a una pasarela para que cuchucientas personas la vean? Pues precisamente, nos confiesa Andrea, modelar era una especie de terapia, sentía que cuando subía a la pasarela no era ella en realidad, sino un personaje.

- No podría vivir siempre del modelaje. Fue una etapa muy linda, pero ya pasó. Hoy me dedico a otras cosas. Me encanta lo que hago, y siempre lo hago con mucho amor y pasión. Andrea tiene una voz igual de bonita que su rostro.

La expresión de su cara tiene algo lúdico, como si una niña traviesa estuviera oculta en sus ojos color caramelo, quizás por ello le salgan unas muecas tan chistosas cuando quiere corregir una mala postura o posición de sus alumnos. A veces, cuando levanta el tono de su voz, ésta se hace especialmente ronca, como cuando el Pato Donald se ha enojado. Sobre la colchoneta a Andrea no le tiembla un solo músculo abdominal cuando tiene que dar el ejemplo y realizar cien abdominales mounstrosos, a los que ella denomina “cortitos”. Tampoco le tiembla la mano cuando tiene que dar un palmazo sobre esa misma colchoneta para retomar la atención de algún hombre distraído que perdió el equilibrio, o la fuerza de su centro – quizás por contemplarla - soltó una liga, o dejó caer la pelota y se derrumbó sobre sí mismo generando las risas de sus compañeras.

- ¡A mi me habían dicho que ustedes eran fuertes! – se dirige a los hombres con su voz ronquita - ¿o debo pensar que me engañaron?

Andrea tuvo una operación, pero no de cirugía estética. No la necesitaría. Fue una operación para extirpar nódulos en su faringe.

- ¿Qué si le tengo miedo a la muerte? No por mí, sino por mis hijos.

Es una mamá joven y siente que le da miedo que crezcan solos, sin la presencia materna. Sus padres han estado presentes durante toda su vida. Se separaron cuando ella tenía 18, pero nunca dejaron de estar ahí.

El número de alumnos en la clase de pilates se ha duplicado, o mejor dicho, vuelto a la normalidad. Sus alumnos la extrañaron, muchos dejaron de venir hasta su regreso de la operación. Ahora todos quieren un espacio, por muy pequeñito, para colocar su colchoneta, sus toallas, sus pesas, sus ligas y sus pelotas, escuchar la mejor selección de chill out sessions que ella misma prepara y entregarse a la clase de pilates y a Andrea.

- ¡Quiero verlos en invierno! ¡A ver si cuando haga frío y oscurezca pronto vienen todos!

Algún alumno contestatario lanza un tímido: Cómo tratarás a tu marido. Y ella enfática...

- ¡Yo no tengo marido! – casi pareciera que lo dice con orgullo.

Más de un alumno se ha quedado estupefacto, y al cabo de unos segundos, podría decir que una feliz sonrisa ha aparecido en sus rostros. Andrea enseña pilates desde hace seis años, cuando se divorció del padre de sus tres hijos. Pilates es un sistema de entrenamiento físico y mental que emplea el dinamismo y la fuerza muscular junto con el control mental, la respiración y la relajación para finalmente obtener equilibrio y unidad entre mente y cuerpo. Entre sus alumnos se encuentran jugadores de fútbol, diseñadoras gráficas, financistas, adolescentes, amas de casa, adultos mayores y hasta personas con muchos kilos de más. Muchos de ellos tienen mas de dos años llevando la clase y no piensan dejarla por nada. Van comprobado día a día, poco a poco, como sus músculos se van marcando, pierden medidas, adquieren flexibilidad, se relajan, corrigen posturas, y su frente poco a poco, va alcanzando el suelo, sin que sus barrigas se lo impidan.

- Todos pueden hacer pilates – los entusiasma Andrea.

Siempre llegan alumnos nuevos. Pero tal vez, la razón principal por la que sus alumnos la prefieren está en la forma que los conduce hacia la disciplina y les inyecta pasión. Si se te para al costado para revisar que estés haciendo bien el ejercicio, o cerciorarse que tu posición sea la correcta, no se va hasta que lo logres. Disciplina y pasión han sido una constante en su vida. Y eso es lo que transmite. Se levanta antes de las 6:00 a.m, cosa que ha hecho desde pequeña. Es ordenada para comer, pero no se priva de nada, aunque nunca deja de incluir verduras y frutas. Trata de dormir bastante, jamás ha fumado, pocas veces sale de madrugada y prefiere un vino en la tranquilidad su hogar. Su amor por la vida tranquila y hogareña le viene desde la niñez, cuando vivió con su familia, en una pequeña casa en el campo, a 38 Km. al sur de Santiago, un hermoso lugar donde podían vivir con más paz y alejados de la contaminación de la ciudad. Como a muchas mujeres, no le ha sido fácil ser mamá y trabajar a la vez.

- Es duro ser mamá y trabajar a la vez. Las empresas quieren tener siempre a la mujer perfecta, que no envejezca, que no tenga marido, que sea joven y por favor, ¡ni hablar de la maternidad!
Andrea cree que no podremos cambiar nuestra manera de pensar mientras sean las mujeres las que no cambien y dejen de criar a sus hijos hombres con una mentalidad machista.

- No creo que sea un problema en los hombres, el problema es de las mujeres, que hacen hijos, novios, maridos, e incluso hermanos machistas.

Se suele pensar que las modelos son esa especie de personas que de hecho, logran hacer realidad todos sus sueños. Pero Andrea tiene un sueño que aún no ha hecho realidad.

- Consolidar mi vida afectiva. Tengo a mis hijos, pero quiero un compañero para toda la vida, y cuando sea viejita poder tomarnos de la mano y caminar juntos.

Entonces, ¿crees en el amor?

- Claro. Los años te dan experiencia y el "amar” o “sentirse enamorada” va cambiando, probablemente a los 18 años sentías que estas enamorada, pero al pasar los años te das cuenta que no era así.

¿Tienes pareja?
- Hoy estoy en paz. Me siento enamorada y querida. Fundamentalmente creo que mi vida se ha estabilizado, me he aceptado, como soy, y también aprendí a quererme. Curiosamente apareció en mi vida hace 4 meses, pero siempre estuvo ahí, hacía casi tres años. Eso pasa porque uno evoluciona y a veces esa persona esta cerca y no te das cuenta hasta que abres los ojos y los sentidos y mágicamente ahí está.

¿Qué fue lo que te conquistó?

- Que se siente orgulloso de mi y de lo que hago. Eso me da paz y tranquilidad. La confianza es importantísima. Para mi, ser pareja ideal es equilibrar la admiración, el respeto el amor y la pasión, junto con una serie de cositas que se deben ir desarrollandodurante el tiempo. Y claro, debe ser mutuo.

Al llegar al final de la clase, después de la ultima respiración y exhalación, Andrea les da un aplauso y una sonrisa a sus alumnos, y ellos le dan más aplausos a ella. Es como un rito, y por unos segundos, el gimnasio se llena del aura de la melodía bossa nova que servia de soundtrack a la película Las Mujeres arriba, que protagonizó Penélope Cruz, quien cada vez que terminaba de preparar un delicioso platillo para un programa de televisión, se despedía, luego de haber dejado hipnotizados con su belleza y magia a los miles de televidentes, diciendo: “no olvidemos el gran ingrediente final – siempre agregar mucho amor y pasión”.

domingo, 23 de agosto de 2009

La vida universitaria, a los 71.

¿De cuánta libertad podemos disponer para elegir realizar aquello quetiene mayor valor para nosotros?

Martha Nussbaum, filósofa norteamericana, destaca la importancia del la libertad de los seres humanos en su intento por satisfacer sus necesidades, y desarrollar las capacidades que les permitan elegir la vida que desean vivir.

Desde otro enfoque filosófico, Fernando Savater, en su obra El valor de elegir, destaca el valor de “elegir”, lo que todavía tiene valor. “Porque de elegir no nos libra nadie, dice Savater, ya que incluso cuando no elegimos estamos eligiendo no elegir. Sólo que, en ese caso, en esa no elección que es también una elección, nos ha faltado precisamente el valor de elegir.”

María Delfina Álvarez Calderón y la vida universitaria a los 71.

Cuando aún era una niña, y estaba en el colegio, María Delfina Álvarez Calderón, eligió estudiar medicina. Quería ir a la universidad, estudiar, graduarse. Eso eligió. Eligió, desde que se imaginó lo que quería para sí misma en el futuro y manifestó su decisión de prepararse para llegar a desarrollarse en alguna profesión el resto de la vida. Sin embargo, en aquella época los padres de María Delfina, no estuvieron de acuerdo con su elección. Años después, su esposo tampoco estuvo de acuerdo. Eran otros tiempos, y otras, las responsabilidades que lo terminaban eligiendo a uno.

Hace 5 años, ya independiente y, cumplidas ya, varias de sus antiguas responsbilidades, con cuatro hijas y nietos, haciendo honor a una de sus primeras elecciones, decidió presentarse al plan adulto de estudios universitarios que ofrece la Universidad Católica e ingresó.

¿Qué edad tenías cuando ingresaste a la universidad?

71 años.

Y ¿Cómo estuvo eso de llevar dos años de estudios generales letras entre dieciochoañeros?

Bueno, no fue fácil en un principio. No me acostumbraba - y no lo he hecho- por ejemplo, a las palabrotas que emplean para llamarse entre sí, o la forma como se tratan entre sí . No es igualdad de género, que hoy por hoy, hombres y mujeres se puedan tratar de esa manera, me parece una falta de respeto a sí mismos el uso de un lenguaje tan agresivo. También me chocó que no hubiese el respeto por los profesores, al que yo me había acostumbrado desde el colegio. Me parecía increíble estar en la clase de profesores con una reconocida trayectoria, cátedras a las que es un honor y privilegio atender, el ausentismo fuese significativo, o en otros casos, el uso de laptops o celulares para juegos o envíos de mensajes de texto entre alumnos, eran de una descortesía descomunal, no acorde a una universidad.

¿Qué hiciste entonces?

Bueno, yo me había trazado una meta: Llegar allí “expresamente a estudiar”. El hecho que nosotros los adultos nos paguemos los estudios, tiene mucho que ver con las elecciones y decisiones que tomamos en torno a otros valores. Yo pago con esfuerzo, y no es poco, y eso, de alguna manera significa que valoro más la razón por la que estoy en clase. En un principio, yo me rebelaba - y sigo haciéndolo - cuando estoy en desacuerdo con algo, así que solita me autodenominé “la tía protestona”. Además, no quería sacar cero cuando se trataba de trabajos grupales y si los otros alumnos no se preocupaban, pues yo igual hacía mis trabajos .

En los cinco años que María Delfina estuvo en la universidad, primero como alumna de estudios generales letras, hasta licenciarse como historiadora, aprendió no sólo de historia. Con un tono irónico María Delfina recuerda uno de sus primeros trabajos grupales, en el que para un curso de sicología, les encargaron realizar un trabajo sobre las relaciones entre hermanos. Ella era hija única.

¡Qué podía aportar! Después nos encomendaron un trabajo sobre las drogas. Otra vez me sentí en aprietos ¿qué podría yo aportar? Era una realidad casi ajena a mi generación. Es decir, sabía que existían, pero como algo muy lejano. Nunca había tenido un drogadicto a mi lado, ni amigos con ese problema.

Sin embargo, siempre he oído que las experiencias de aprendizaje terminan siendo de ida y vuelta. ¿Qué crees que tus compañeros aprendieron de ti?

Muy risueña María Delfina nos dice:

De mis cuadernos, tal vez, porque todos los chicos me los pedían, pues veían que yo apuntaba hasta la tos al profesor, y quizás también la capacidad para protestar ante lo injusto. Como peruanos, esa es una capacidad que aún no desarrollamos, somos más carneros, y pocos los capaces de protestar y decir lo que piensan. Sé que soy tía protestona, pero soy una convencida que no hay derecho sin deberes.

Cuéntanos sobre tú tesis para licenciarte como historiadora.

Bueno, mi tesis fue sobre Augusto B. Leguía, un político con visión empresarial.

¿Y cuál era el objetivo central de tu tesis? ¿Qué querías demostrar con ella?

La misión de Augusto B. Leguía para renovar y modernizar el país; esta visión no correspondía a los políticos de su época, debido a la complejidad y riqueza de las propuestas que hizo a largo plazo y que además formuló y ejecutó durante su gestión como Ministro de Hacienda de Manuel Candamo y luego, de José Pardo. También es mi intención indicar que no obstante el peso relevante que tuvo en la historia, y que resultó sustancial en un momento de cambios profundos, no ha sido considerado en la historiografía peruana, y más bien, tuvo varios detractores.

Sin duda una tesis polémica, pues tanto Porras Barrenechea, como Jorge Basadre, en su momento llamaron la atención sobre su dictadura.

Para mí es interesante ver cómo este hombre que no pasó por las aulas universitarias, resulta exitoso como persona de negocios, por lo que es llamado a la política como ministro y se va construyendo por sí mismo en este ámbito.

Con una licenciatura a tus 79 años, imagino que debes haber recibido muchísimas felicitaciones.

Mis hijas fueron las que más me apoyaron en mi decisión. Hasta me compraron la mochila e implementos que he usado para venir a estudiar.

¿Y tus amigas?

Mis amigos hombres han sido los más entusiastas con la noticia de mi graduación y sustentación de tesis, me han felicitado y se han sentido contentos. También una muy querida amiga que hace años reside fuera del Perú, me llamo especialmente para felicitarme.

¿Crees que hoy en día las mujeres tenemos mayores oportunidades?

Yo considero que tanto hombres como mujeres están en la capacidad de trabajar, de ambos aportar ingresos al hogar. Por otro lado no me parece muy justo que solo uno de ellos sea el proveedor y que ello implique que tiene un compromiso de por vida para la manutención de la otra persona, como si eso fuese una obligación. Las mujeres pueden ser independientes y capaces de valerse por si mismas. Las generaciones anteriores de mujeres han crecido con la idea de que deben de ser mantenidas por sus esposos, y estar al servicio de ellos, educar a sus hijos, y no tener porqué saber de cómo cambiar un foco, que esas son tareas de hombres. Y bueno, hoy me gusta ver en mis hijas, y en las generaciones actuales, que ambos sean capaces de hacer sus propias cosas, sin que ello pase por falta de responsabilidad y compromiso, sino mas bien de independencia, libertad y respeto por si mismos.

Hace rato que quiero preguntarte, María Delfina, por los tres felinos peludos y divinos que me circundan y se turnan para subirse a mi regazo, sobarse contra mi larga bufanda, lanzarse de cachetes contra mis manos y hacerme estar pendiente de no soltar la grabadora. Tengo una tía con una teoría muy peculiar acerca de los perros. Ella dice que si uno mete en la maletera de su auto a su marido, su mejor amiga y su perro, al cabo de tres días, al abrir la maletera, el primero en salir a saludarte y lamerte la cara será tu perro.

Bueno, yo soy gatuna. Tengo una siamesa, Rania, como la Reina, porque es una reina, y dos himalayos. Me gustan los gatos porque son limpios y nunca huelen. Dependiendo del dueño, logran desarrollar una gran empatía, sin embargo no son subordinados. Los perros sí lo son. A los perros uno los compra, los educa y siempre serás tú el “dueño”. Los gatos son independientes, yo lo soy. Confían en sus dueños, pero son éstos los que deben ganarse su confianza. Cada uno es diferente al otro, y pelea por su lugar.

Hablemos un poco de algunas otras de tus pasiones.

Bueno, siempre me gustó la literatura, y más adelante el bridge. He organizado torneos de bridge y participado en el equipo peruano de damas que ganó el sudamericano de 1969, única vez que nuestro país obtuvo el título de campeón sudamericano. Luego participé en las Olimpiadas Mundiales en Miami, 1971 y Las Palmas, Islas Canarias de 1974. Más tarde, por varios años fui profesora y ahora, luego de varias décadas, he logrado introducirlo en la Universidad Católica.


Sí, con un grupo dictamos clases los jueves de 12:00 a 3:00 p.m el aula 201 de EEGGLL, donde invitamos a todos los que tengan curiosidad por aprender este juego ciencia.

¿Qué habilidades se requieren para jugarlo?

Se necesitan habilidades de comunicación para ser bueno y mucha estrategia, pensar, planear, negociar y calcular posibilidades y riesgos. Es un juego realmente fascinante y un reto intelectual que exige mantener la mente alerta.

Y respecto a la literatura, ¿Qué novela te dejó huella?

Madame Bovary es una novela que de alguna manera dejó algo a mi vida. Me impresionó por lo avanzada para la época.

Emma, ¿fue una mujer sola?

Emma , en el fondo, disfrutaba de lo que hacía y repetía situaciones que la llevaban a su soledad.

¿Cuáles son tus planes para el futuro María Delfina?

Terminar la maestría en historia que he empezado en agosto, y por qué no, poder ejercer mi carrera trabajando para mi alma mater.